Stoller Europe Blog
Las plantas son inmortales

Las plantas presentan dos tipos de estructuras, de acuerdo a su pauta de crecimiento: Estructuras con un crecimiento limitado y estructuras con un crecimiento indeterminado. Las estructuras que presentan un crecimiento limitado, son las que crecen hasta alcanzar un cierto tamaño y después de un periodo variable, envejecen y mueren. Sin embargo, las estructuras que presentan un crecimiento indeterminado, como son el tallo y la raíz, crecen indefinidamente gracias a la actividad de sus meristemos vegetativos. Este hábito de crecimiento ilimitado de los meristemos vegetativos posibilita que las plantas puedan responder a los cambios ambientales activando nuevos programas de desarrollo.

¿Pero qué son los meristemos vegetativos?

Antes de que la semilla germine, todas las células del embrión pueden dividirse y diferenciarse en células funcionales. Sin embargo, esta capacidad se va perdiendo a medida que la planta crece, aunque en algunas partes de la planta quedan grupos de células que retienen esta capacidad proliferativa y de diferenciación. A estos grupos de células se les denomina meristemos y, de acuerdo a su posición dentro del mismo, se puede predecir en qué se va a convertir cada célula meristemática. Por todo ello, se considera que los meristemos son inmortales.

Existen diferentes tipos de meristemos de acuerdo a su localización y al momento en que aparecen durante el desarrollo de la planta. En base a ello, podemos distinguir:
Meristemos primarios: Se originan en el embrión y son los responsables del crecimiento en longitud de la planta. Estos meristemos se denominan meristemos apicales y se sitúan en el ápice del tallo (meristemo apical del tallo) y en el ápice de la raíz principal (meristemo apical de la raíz). A partir del meristemo apical del tallo surgen los meristemos apicales de las ramas, denominándose meristemos apicales caulinares y, por su parte, los meristemos apicales de las raíces secundarias surgen a partir del meristemo apical de la raíz y reciben el nombre de meristemos apicales radicales. Los meristemos apicales del tallo pueden estar desnudos o estar protegidos por los primordios foliares, mientras que los meristemos radicales están protegidos por la cofia o caliptra.
Imagen 1. Meristemo apical del tallo (1)
y meristemo apical de la raíz (2).

Meristemos intercalares: Los meristemos intercalares se encuentran, como bien dice su nombre, intercalados entre los tejidos no meristemáticos. En plantas monocotiledóneas la mayor parte del crecimiento en longitud del tallo no depende de los meristemos primarios o apicales, sino de los meristemos intercalares. Los meristemos intercalares más importantes son los que se localizan en los entrenudos y en la vaina de las hojas.

Meristemos secundarios o laterales: Los meristemos secundarios o laterales aparecen en plantas que crecen en diámetro, es decir, tienen un crecimiento secundario y, por tanto, son los responsables del aumento del diámetro de los tallos y las raíces y, de la formación de la madera. Este tipo de meristemos no aparecen en estados iniciales de la planta y son típicos de gimnospermas y dicotiledóneas. Hay dos tipos de meristemos laterales: el cámbium vascular y el cámbium suberoso o felógeno.

Así que, ya sabes ¡cuida tus plantas para la inmortalidad!

Por María del Carmen Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener estadísticas. Puede aceptar el uso de las mismas continuando con su navegación o rechazarlo abandonando la web. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close