Stoller Europe Blog
EL VERDADERO “CEREBRO” DE LA PLANTA

Un error importante que se suele cometer, es pensar que las plantas son organismos sésiles, verdes y que sólo producen el oxígeno que respiramos. Por una parte, es cierto, las plantas efectivamente producen el oxígeno mediante la fotosíntesis. Sin embargo, también crecen constantemente, respiran, se mueven y “hablan” con sus vecinas. ¿Cómo pueden las plantas hacer todo eso? La respuesta es sencilla, y como nosotros, las plantas tienen un cerebro. ¿Un cerebro en una planta? ¿Cómo es posible? Las plantas en efecto tienen un cerebro, pero no en la forma que creemos. El “cerebro” de las plantas es su sistema radicular.

El sistema radicular controla numerosos procesos vitales en la planta, incluso actuando como su “corazón” bombeando agua y nutrientes en la misma. Las raíces son la principal entrada de agua y minerales a la planta, siendo éstos transportados al resto de los tejidos vegetales. Las raíces también actúan como un órgano de reserva de nutrientes, almacenándolos de diversas maneras, como el azúcar en las remolachas y como almidón en el caso de la patata. Las raíces tienen muchas formas y tamaños, como pueden ser las raíces fibrosas del maíz, las adventicias del césped, las pivotantes de la zanahoria y las tuberosas de las patatas. Un dato curioso, ¿sabías que existen raíces aéreas, que crecen por encima del suelo? Son muy famosos en los manglares.

 

 

Pero, ¿cómo son capaces de hacer todo eso? Para responder a esa pregunta, es preciso conocer la morfología básica de la raíz.

 

La raíz se compone de 3 zonas:

  • Zona de división celular.
  • Zona de elongación celular.
  • Zona de diferenciación celular.

La punta de la raíz está protegida por la caliptra, tras la cual encontramos la zona de división celular en el meristemo apical de la raíz (RAM) donde se sitúan las células troncales que están continuamente formando nuevas células. Subiendo, nos encontramos con la zona de elongación celular donde las células crecen hasta alcanzar la tercera zona, llamada la de la diferenciación. Aquí las diferentes células se diferencian en nuevos tipos celulares, formando nuevas ramificaciones y pelos absorbentes para incrementar la superficie de absorción de agua y nutrientes.

El agua puede absorberse en todas las membranas permeables a lo largo de la superficie radicular. Las regiones más viejas pueden ser impermeables al agua debido a los depósitos de suberina, un biopolímero inerte e impermeable presente en las paredes celulares de tejidos corchosos. La absorción de agua en las raíces puede producirse a través de la vía simplástica (1) o apoplástica (2).

 

 

 

 

El transporte simplástico consiste en el transporte de célula a célula a través de sus citoplasmas, los cuales están interconectados por los plasmodesmos.

El transporte apoplástico es el transporte a través de los espacios que rodean las células, sin atravesarlas, por lo que es un transporte lento, pero más energéticamente eficiente. Cuando el agua llega a los tejidos vasculares, será transportada al resto de la planta a través del xilema.

 

 

 

 

Sin embargo, en las raíces más viejas, nos encontramos con una barrera impermeable denominada la banda de Caspary. Esta banda inhibe el paso del agua al xilema, por lo que bloquea la entrada de agua a la planta. Por ello, es imprescindible mantener el sistema radicular creciendo y en constante renovación para evitar la formación de esta banda. Es aquí donde entran en juego productos innovadores para estimular el crecimiento de la raíz y mantener el sistema radicular entero joven y activo, cuidando así al resto de la planta, manteniendo un crecimiento optimo con el correcto equilibrio fisiológico y hormonal.

 

 

Las plantas son como un iceberg, siempre hay más de lo que uno ve.  El sistema radicular es una de las partes más importantes y vitales de la planta, debido al control que ejerce sobre la absorción del agua, nutrientes, el transporte de hormonas, y lo más importante, el equilibrio fisiológico en toda la planta. Así pues, la próxima vez que estés mirando tus plantas, recuerda que las hojas verdes, las flores vistosas y los frutos abundantes son debidos al sistema radicular, que es el verdadero “cerebro” de la planta.

 

 

Escrito por Abbas Caballero

Dep. Técnico de Stoller Europe

 

6 Comentarios

  • Carlos Sosa dice:

    Buen dia, soy co.pañero de ustedes en Stoller Mexico, habra la posibilidad de poder compartir el articulo en el portal de nosotros.

  • Jorge AFA dice:

    Buen texto!

  • Eduardo Rodríguez de Bethencourt dice:

    Buenas tardes Daniel,

    Muchas gracias por tu interesantísimo post. Yo me llevo dedicando toda la vida al paisajista, soy ingeniero y me ha parecido muy interesante. Me encantaría que me hablases sobre esos productos innovadores de estimulación de raíces de los que hablas, ya que creo que nos pueden ser muy interesantes para muchos profesionales del sector.

    Gracias por todo!!

    • Stoller Europe dice:

      Muchas gracias por tu comentario e interés. Actualmente existe una multitud de productos en el mercado destinados al enraizamiento. Sin embargo, los productos más innovadores aplican tecnología basada en la fisiología vegetal al aportar ciertas moléculas de señalización que estimulan el desarrollo radicular tanto en profundidad como en lateralidad, garantizando un crecimiento ordenado y continuo. Un ejemplo de tal producto sería la gama NITROPLUS de la empresa STOLLER EUROPE. Si estas interesado en conocer más productos innovadores y/o contactar con nuestros comerciales, puedes consultar la página web de STOLLER EUROPE en http://www.stoller.es

      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener estadísticas. Puede aceptar el uso de las mismas continuando con su navegación o rechazarlo abandonando la web. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close